Siempre será 24 de Abril




24 de abril de 1970, hoy hace 48 años el movimiento estudiantil y el movimiento comunal le ganaron la batalla a ALCOA (Aluminum Company of America).

Las protestas iniciaron con los vecinos de San Isidro del General, tras la concesión que el gobierno de José Joaquín Trejos otorgó a esta empresa canadiense y aprobada por la Asamblea Legislativa para la explotación de bauxita (roca formada principalmente por hidróxido de aluminio). Concesión que atentaba contra la soberanía del país a costas del patrimonio nacional y ambiental.

Se trataba de un proyecto de minería a cielo abierto de gran envergadura en la región de San Isidro del General, donde la Compañía se establecería, con toda clase de privilegios, por un período prolongado de tiempo y donde el Estado se tenía que encargar de prácticamente toda la infraestructura y de construir una carretera para permitir el tránsito de camiones de carga desde Pérez Zeledón hasta el supuesto puerto que pretendía construir en Punta Uvita, desde donde se exportaría el material en barcos.

Por el hecho de haberse establecido en este lugar, fueron habitantes de allí los primeros en reaccionar en contra del Contrato. Luego el movimiento estudiantil tomó un importante papel en las protestas, realizando campos pagados en distintos periódicos nacionales y manteniendo una huelga que no terminaría hasta el 1 de mayo, cuando estarían en libertad todas las personas apresadas a raíz de la revuelta de la noche del 24 de abril.

El movimiento estudiantil fue conformado por estudiantes del Liceo de Costa Rica encabezado por la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, quienes meses antes, en el año 1969 habían presentado un informe ante el plenario de la Asamblea sobre el proyecto de ley que provocó un gran impacto en la propia Asamblea y en el mundo político e intelectual de la época. Este movimiento estudiantil logró movilizar a más de 50.000 estudiantes, partidos de izquierda, sindicatos y gremios de educadores.

El 24 de abril de 1970 la Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobó en tercer debate el Contrato Ley con ALCOA, permitiéndoles así asentarse en territorio nacional, lo cual hizo estallar la revuelta que se prolongó por varias horas. Los estudiantes entraron al edificio de la Asamblea a las 6:00 de la tarde lanzando estañones con basura encendida en repudio a la aprobación de dicha ley. La policía respondió violentamente frente a la Asamblea y por todo el casco central de San José arrestando alrededor de 300 personas, todas estudiantes  universitarios.

Pese a que los diputados habían aprobado el contrato-ley y pese a que minutos después el presidente de la República lo firmó, el proyecto murió. La misma ALCOA decidió, en 1975, retirarse del país a la espera de un mejor ambiente a su plan y, en 1976, el contrato-ley fue derogado y finalmente, el gobierno decidió anular la iniciativa y el proyecto se archivó.

Se trató del inicio de un movimiento social de carácter ecológico y político de gran amplitud, como no se conocía en el país después de la turbulencia de la década de los cuarenta del pasado siglo XX. Esta movilización social ha sido considerada un hecho histórico relevante en Costa Rica, con pocos precedentes, y muy similar a otras luchas sociales como las protestas contra el Combo Energético en el año 2000, el TLC en el 2007 y Crucitas en 2009-2010.

Este movimiento se alimentó de las célebres luchas estudiantiles de mayo de 1968 en París y Tlatelolco, en México e inspiró y alentó, las luchas campesinas y de trabajadores, así como el surgimiento de diversas organizaciones políticas de izquierda que tuvieron una importante presencia en las luchas socio políticas de nuestro país durante la década de los setenta y siguientes hasta nuestros días.

De esta forma, gracias a este movimiento se resguardó también la zona de Punta Uvita, donde hoy tenemos el Parque Nacional Marino Ballena el lugar de camiones, puerto y barcos.