Virginia Grütter



Y cosí lágrimas, y cosí peces y cosí viento…


El 20 de abril de 1929 nació en Puntarenas Virginia Grütter. Escritora, actriz, directora teatral, activista y militante de izquierda.

Los recuerdos que tengo de Virginia son su vos ronca que la caracterizaba y el olor a cigarro. Tuve el honor de conocerla y escucharla, con esa vos que asustaba al inicio, pero luego se volvía tan dulce que solo quería que nunca dejara de hablar.

Desde niña, esta mujer representó para mí la horrorosa cara y primera impresión de la vida de las luchas sociales latinoamericanas. La cruda realidad de las familias de las miles de personas desaparecidas por atroces dictaduras. Esa parte de la que no quería saber más, como apagar el tele para que así ya no existiera. No podría creer que esa mujer que se sentaba a hablar tan agradable y apaciguadamente cargara con un pasado colmado de dolores y pérdidas.

Su madre era agredida por su padre y en cuanto los familiares de su madre le notaron los golpes la obligaron a divorciarse del padre de Virginia, y así, Lía Jiménez Guido se convierte en la primera mujer divorciada de Costa Rica.  Luego Lía se casa con el alemán Rolando Grütter Graff, de quien Virginia obtiene su apellido.

Vivió en la Alemania nazi y varias ciudades de Europa, pasando por una infinidad de peripecias a raíz de la situación política mundial. Ella, su madre y su padrastro fueron prisioneros civiles y tuvieron calidad de refugiados en distintas ocaciones.

La secundaria fue un periodo de rebeldía que daría como resultado sus primeros acercamientos a la escritura. Ingresó a la universidad y estudió arte, literatura y filosofía. Trabajó durante una década en Cuba como directora de teatro y ópera. Durante la escena teatral emergente en Costa Rica fundó junto con su segundo esposo Jean Moulaert, del Teatro Arlequín, ubicado en San José. También se organizó y movilizó a cientos de intelectuales para exigir la fundación de una editorial estatal, hecho que se concretó en 1959 con la creación de la Editorial Costa Rica. Años más tarde, volvió a Alemania, donde formó parte de la Berliner Ensemble, compañía de teatro fundada por Bertold Brecht.

De regreso en América, se casó por tercera vez, en esta ocasión con Carlos Pérez Vargas, publicista y militante chileno de izquierda, quien en 1974, bajo la dictadura chilena, fue apresado y nunca más se supo de él. Virginia se valió de todos los mecanismos políticos y diplomáticos y tocó todas las puertas para intentar recuperar a su esposo. Sus esfuerzos, como los de tantas otras mujeres chilenas y latinoamericanas, resultaron ser inútiles. Faena que relata con detalle en su libro “Desaparecido”, escrito en 1975 y editado por la Editorial Costa Rica en 1980. En la dedicatoria de este libro escribe: "A mi esposo Carlos Pérez Vargas hecho preso en Santiago de Chile de 1974 y desaparecido desde entonces. A mi cuñado Aldo hecho preso un mes después y desaparecido desde entonces. A mi cuñado Dagoberto caído en los sucesos de Malloco, luchando contra fuerzas de DINA infinitamente superiores. A mis cuñados Iván y Mireya, mellizos de 19 años, brillantes estudiantes universitarios, asesinados un mes después. A los familiares de los presos desaparecidos de todos los países de América donde impera el fascismo. A todas las personas que luchan contra la barbarie, por salvar la humanidad, y que lo demuestran con hechos. Cada palabra en este libro responde a una realidad vivida. San José de Costa Rica, 1975."

Después de esto, Virginia emprendió otra larga lucha para liberar a su hija Liana, apresada en Nicaragua bajo régimen de Somoza y a la cual solo logró recuperar tras la victoria sandinista, movilizando sindicatos, maestros, a cafetaleros y expresidentes desde Costa Rica. A partir de entonces realizó una amplia militancia con el movimiento de izquierda en Costa Rica, por esta razón su producción literaria fue censurada a lo largo de varias décadas.

En sus últimos años de vida, Virginia trabajó como profesora de apreciación teatral en la Universidad de Costa Rica. Cinco años antes de su muerte, en 1995, había protagonizado un documental que resumía algunos acontecimientos de su vida y parte de su obra. El filme, titulado "Virginia Grütter: más fuerte que el dolor", fue dirigido por la cineasta alemana Quinka F. Stoehr, se presentó en Costa Rica dos años más tarde y ahora se puede encontrar en youtube.

Como relata su amiga Quinka en el documental "Virginia Grütter: más fuerte que el dolor": … la Virginia que no cedió, que no se conformó. Los perjuicios de la mujer, la pobreza, el subdesarrollo y la represión de la sociedad latina son los temas de Virginia en el escenario, en sus libros, en su poesía y en su gran cantidad de artículos.